lunes, mayo 20, 2024
PolicialesProvinciales

Banda de los “sicarios”: Imputaron al “Gringo” Palavecino por un homicidio y una tentativa de homicidio

Desde la Unidad de Graves Atentados contra las Personas de Orán, se lo imputó en forma remota por dos hechos ocurridos en mayo 2017, donde junto a otras personas y de manera organizada, habrian atentado contra la vida de Ricardo Gerónimo y habrian asesinado a Raúl Martínez. 

La Fiscalía Penal de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas de Orán, imputó este viernes de manera provisional a Cristian Palavecino como presunto coautor del delito de tentativa de homicidio doblemente calificado por precio o promesa remuneratoria y por el concurso premeditado de dos o más personas, todo agravado por la utilización de arma de fuego en perjuicio de Ricardo Adrián Gerónimo y como presunto partícipe necesario del delito de homicidio doblemente calificado por precio o promesa remuneratoria y por el uso de arma de fuego en perjuicio de Raúl Fernando Martínez.

El acusado fue imputado de manera remota, acompañado de una defensora particular, se abstuvo de declarar. Desde la Fiscalía se solicitó la prórroga de su detención en forma previa a la indagatoria, informándole que oportunamente se solicitará su prisión preventiva en la presente causa.

El primero de los hechos imputados es la tentativa de homicidio de Gerónimo, ocurrida el 1 de mayo de 2017, cuando éste regresaba a su vivienda, en inmediaciones del pasaje Las Tipas y José Ingenieros, en la ciudad de Orán y tras descender de su vehículo y cuando abría el portón de su casa, fue sorprendido por un sujeto que le efectuó varios disparos, más de quince. De ellos, seis impactaron en la víctima, causándoles graves heridas en la espalda, piernas, ingle, testículos y nalga.

Tras la ejecución, el atacante abordó un automóvil blanco, Gol Trend, en el que se dio a la fuga. Gracias a sus familiares, Gerónimo llegó en un auto particular al hospital local, donde fue asistido y salvó su vida.

El segundo hecho ocurrió el 6 de mayo de 2017 a las 21.50, cinco días después del ataque en perjuicio de Gerónimo, en la avenida Esquiú y Alvarado, donde la Policía encontró sin vida el cuerpo de Martínez con heridas en el cuello y torso. En el lugar, se levantaron 6 vainas servidas calibre 9 mm.

El reporte de la autopsia pudo determinar que el cadáver presentaba seis orificios de entrada localizado en cuello, tórax y región lumbar.

Según testigos del hecho, se pudo establecer que Martínez se bajó de su camioneta junto a su pareja y se dirigió hacia un carrito choripanero, donde luego de hacer un pedido se sentó a esperar su orden. De repente, llegó una motocicleta 110 cilindradas, de la cual descendió un sujeto y su cómplice quedó al volante.

El criminal que bajó se acercó y directamente apuntó a Martínez, a quien le efectuó disparos, mientras la mujer de la víctima le arrojó una silla para que el sicario dejara de disparar. Tras consumar su cometido, el ejecutor subió a la motocicleta y se dio a la fuga al Norte por avenida Esquiú.

Cabe recordar que por estos dos hechos, en junio de 2020 fueron juzgadas siete personas y el Tribunal de la Sala II de Juicio de Orán, integrado por los jueces María Laura Toledo Zamora, Héctor Fabián Fayos y Raúl Fernando López, condenó a Ricardo Raúl “Coya” Rojas y a José Martín Castillo a la pena de prisión perpetua y al pago de una multa como coautores del delito de homicidio doblemente agravado por haber sido cometidos bajo promesa remuneratoria, por el número de participantes y por la utilización de arma de fuego en perjuicio de Raúl Fernando Martínez en concurso real con el delito de tentativa de homicidio doblemente agravado por haber sido cometidos bajo promesa remuneratoria, por el número de participantes y por la utilización de arma de fuego en perjuicio de Ricardo Ariel Gerónimo.

Norberto Roque Mendoza y Enzo Javier Quiroga fueron condenados a cumplir la pena de 19 años de prisión efectiva y al pago de una multa como coautores del delito de tentativa de homicidio doblemente agravado por haber sido cometidos bajo promesa remuneratoria, por el número de participantes y por la utilización de arma de fuego en perjuicio de Ricardo Ariel Gerónimo.

Matías Francisco Sarmiento fue condenado a cumplir la pena de 15 años de prisión efectiva y al pago de una multa como partícipe necesario del delito de tentativa de homicidio doblemente agravado por haber sido cometidos bajo promesa remuneratoria, por el número de participantes y por la utilización de arma de fuego en perjuicio de Ricardo Ariel Gerónimo.

En tanto, las acusadas Daniela Fernanda Liborio y Alejandra Beatríz Nuñez, fueron absueltas por el beneficio de la duda.

Palavecino se encontraba prófugo desde hace cinco años y fue detenido durante los primeros días de este mes.

 

Fuente: Ministerio Público Fiscal de Salta.