jueves, mayo 30, 2024
Policiales

Madre e hijo fueron condenados a prisión efectiva en una causa por abuso sexual

La damnificada le había contado a un amigo respecto a los abusos de los que era víctima desde los 5 años y que su madre sabía de esta situación, pero que la ignoraba. Se condenó a madre e hijo a la pena de 8 años de prisión efectiva.

El fiscal penal 2 de la Unidad de Delitos Contra la Integridad Sexual (UDIS), Rodrigo González Miralpeix, representó al Ministerio Público Fiscal en la audiencia de debate contra un hombre de 28 años como autor de los delitos de abuso sexual con acceso carnal continuado, agravado por el vínculo y la convivencia y abuso sexual gravemente ultrajante por la reiteración y circunstancias de realización, agravado por la guarda y la convivencia, en concurso real y contra una mujer de 63 años como autora del delito de cooperación en la realización de estos delitos.

Las actuaciones se iniciaron en junio de 2021 tras la denuncia de la madre de un amigo de la víctima, a quien le había contado las situaciones de abuso sexual que venía sufriendo por parte de su hermano, sobre las que había puesto en conocimiento a su madre, en reiteradas oportunidades, pero que esta no le creía.

Al año siguiente, la joven, quien ya había cumplido la mayoría de edad, prestó declaración testimonial, expresando que fue abusada desde los 5 años de edad hasta los 17 años y que su madre conocía tal situación.

La víctima expresó que los abusos no sólo incluyeron tocamientos en sus partes íntimas, sino también acceso carnal y que estas situaciones se consumaron en la casa en la que vivían. Dijo, además, que cuando le contaba a su madre, llorando, lo que sucedía, la ignoraba.

En los fundamentos del requerimiento a juicio, el fiscal González Miralpeix sostuvo, en relación a los delitos por los que se lo acusaba al hombre de 28 años, que se vislumbra un acometimiento contra la reserva sexual de la joven, arremetiendo contra su integridad sexual, accediéndola en reiteradas oportunidades, mientras convivían en el domicilio familiar.

El Fiscal de UDIS manifestó, además, que el acusado habría atentado con su accionar contra la integridad física y psicológica de su hermana durante la convivencia, mediante tocamientos reiterados, los cuales produjeron un ultraje y una humillación severa para la niña.

En relación al delito por el que llega acusada la madre del imputado y de la víctima, el Fiscal sostuvo que, de los elementos colectados, “se vislumbra un incumplimiento a su deber de protección respecto de su hija, siendo que aquella conocía sobre los abusos y ultrajes de los que era víctima por parte de su hermano y, pese a ello, no llevó a cabo ninguna conducta para hacerlos cesar”.

La jueza Mónica Faber de la Sala V del Tribunal de Juicio del distrito Centro, condenó al hombre a la pena de 8 años de prisión de cumplimiento efectivo y dispuso la extracción de material genético del condenado, por parte del Servicio de Biología Molecular del Departamento Técnico del Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF), previa asignación del Dato Único de Identificación Genética (DUIG), para su incorporación en el Banco de Datos Genéticos. En tanto, la mujer de 63 años fue condenada a igual pena, de 8 años de cumplimiento efectivo.

 

Fuente: Ministerio Público Fiscal de Salta.