La situación de inquilinos e inquilinas en Salta se torna cada vez más complicada en el contexto económico y político actual. Según informaron operadores del mercado, las inmobiliarias no están haciendo contratos de renovación ante la especulación de que el gobierno de Javier Milei modifique o derogue la ley de alquileres; asimismo, no están ofreciendo departamentos o casas en alquiler y lo poco que hay disponible tiene precios que exceden al salario mínimo, vital y móvil.

Los anuncios de presidente electo, respecto a sus intenciones de derogar la ley de alquileres, entendiéndola como “un contrato entre partes” han generado que el mercado inmobiliario paralice sus operaciones en la provincia, sobre todo en la ciudad de Salta y dejó a inquilinos e inquilinas en una situación vulnerable.

“El hecho de que el presidente dijo que la iba a modificar (la ley de alquileres) hizo que se paralicen la totalidad de operaciones”, confirmó a Salta/12 el presidente de la Cámara Inmobiliaria, Juan Biella“Como siempre, la incertidumbre provoca paralización del mercado”, señaló.

Biella dijo que “los propietarios no se sienten comprendidos” en la ley actual, y están en desacuerdo con la actualización de precios cada 6 meses “cuando la inflación es del 200% proyectada” e implica “prácticamente tener 6 meses congelado un alquiler”.

La abogada Ivana Crescini, especialista en defensa al consumidor, que viene atendiendo consultas del sector inquilino, refirió a Salta/12 que las inmobiliarias “no están redactando los contratos de renovación porque están especulando si Milei deroga la ley o no”.

“La realidad ahora es que no se está aplicando ni la ley anterior ni la actual”, aseguró la letrada. Dijo que con las últimas modificaciones se había prohibido la dolarización, sin embargo, los alquileres se están cobrando en la moneda extranjera.

Asimismo, Crescini sostuvo respecto a las actualizaciones que “no se está cumpliendo con el índice de la casa propia, lo manejan las inmobiliarias a su gusto“. En ese sentido, ejemplificó que este año los aumentos “fueron desmesurados” para el sector inquilino, ya que quienes tenían que renovar contratos afrontaron subas de “200 o 300%”.

Señaló que hay “un lobby inmobiliario para derogar la ley de alquileres” que se viene haciendo desde que se trató la modificación en el Congreso de la Nación. Indicó que se sacaron del mercado las casas y departamentos para vivienda y ante la escasez de la oferta, “hacen que las condiciones sean abusivas”.

Por su lado, el presidente de la Cámara Inmobiliaria también dijo que casi no hay propiedades en alquiler para vivienda en la ciudad de Salta. “Hay mucha oferta de propiedades comerciales, o propiedades que antes eran vivienda, como departamentos en el centro, que hoy las ofrecen como oficina porque todo lo que es comercial se puede actualizar mensual, bimestral, trimestralmente y además tienen mejor precio, arriba de los $250.000”, afirmó.

“La ley no es mala, fallan los controles”

Sería una locura librarle al mercado el tema de la vivienda, que es un derecho constitucional”, manifestó por su lado Crescini, frente a los anuncios del presidente electo. Además, advirtió que no se trata de un contrato entre partes iguales sino que “hay una asimetría y desigualdad de poder entre propietarios e inquilinos” que la ley de alquileres vino a equilibrar un poco. “La ley no es mala, falla en los controles. Tendrían que haber creado un órgano de control que pida o registre los contratos para ver si estaban cumpliendo, que se multe a las inmobiliarias, más allá de que los contratos se tenían que registrar en Afip”, consideró.

“Milei salió a hablar sobre la derogación de la ley de alquileres pero esto quizás no es tan fácil, no solamente se necesita la voluntad de un presidente para hacerlo”, opinó por su parte la referenta de la Unión de Inquilinxs en Salta y presidenta de la Fundación KhuyayNatalia Soraire. “Hace poco hubo una modificación de esta ley así que entendiendo que fue en consenso con senadores y diputados que se logró, no creo que se quiera derogar en este momento”, añadió un poco confiada en que legisladores y legisladoras pongan un freno a la voluntad presidencial ya anunciada.

Esperemos que esto no pase, si pasa va haber que organizarse para salir fuerte a la calle porque nos ha costado poder tener una ley de alquileres, que hoy quizás está un poco más a favor del inquilino y que viene como a regular un poquito la situación, si no la Cámara Inmobiliaria avanza y avanza un montón ante los derechos de los inquilinos. Y a raíz de tener una ley de alquileres podemos pedir organismos de defensoría de alquileres a nivel nacional. Y en todas las localidades y municipios de Argentina”, manifestó Soraire.

Crescini consideró que en caso de que se derogue la ley, la situación se pondrá más complicada para quienes alquilan, pero señaló que al tratarse de contratos “es imposible que no queden regulados bajo ninguna ley”. “Supongo que si derogan quedará rigiendo el Código Civil nuevo, que decía que cada dos años era la renovación del contrato. En cuanto al índice (de actualización de precios) no establecía ninguno”, explicó.

Además, consideró que la última modificación de la ley de alquileres sólo mantuvo los tres años de contrato y en los otros cambios benefició a los propietarios al permitirles los aumentos semestrales y ya no anuales. “Creo que los propietarios no salen perdiendo”, opinó, señaló que se les dieron exenciones impositivas. “Ya es codicia lo que ellos quieren; encima, abusándose de la situación, las inmobiliarias ahora cobran lo que quieren. Creo que falta solidaridad, hay mucho individualismo, ellos jamás perdieron”, dijo la abogada.

Poca oferta y exceden el salario mínimo

“Los alquileres en Salta exceden quizás el salario mínimo, vital y móvil, están por arriba de la canasta básica. Un monoambiente te está saliendo entre $190.000 a $250.000. Esto claramente nos deja en una situación vulnerable a los inquilinos”, contó Soraire.

Así también lo señaló Crescini, “ningún alquiler baja de los $200.000” aunque los montos dependen de la cantidad de ambientes y de la ubicación. “Hay mucha demanda y poca oferta”, aseveró.

Aunque está prohibido poner precios en dólares, Crescini dijo que vio que algunas inmobiliarias piden “1.500 dólares” como monto de alquiler. “Depende de las zonas, Tres Cerritos y countries, son las más caras”, indicó. También refirió que en la zona céntrica de la ciudad de Salta hay sobre todo casas a la venta.

Por otro lado, contó que hay muchos alquileres temporarios que cobran por día, explicó que no se contemplaron “con la ley anterior ni la actual” y se destinan sobre todo a turistas.

“Lo que no hay es para vivienda. Hay un montón de gente que está buscando alquiler”, expresó Crescini, quien también mencionó que los montos cada vez están más lejos del alcance de los bolsillos de la clase trabajadora, porque en algunos casos hay que tener “un millón de pesos” para empezar a alquilar, para afontar los gastos del mes adelantado, depósito, comisión inmobiliaria y todo lo que conlleva el contrato.

Respecto a los montos en dólares, “Muchas veces la gente se confunde, son los contratos que tienen las mineras que los hacen en dólar oficial el 90% ya que es muy difícil hacerlo en dólar MEP, la incertidumbre es importante, y es totalmente válido lo que es comercial, lo que es vivienda está totalmente prohibido”, dijo Biella ante las consultas realizadas por este medio.

Familias monomarentales

Soraire también dio cuenta de la grave situación que atraviesan muchas familias monomarentales. “La realidad es que si queremos salir a buscar un alquiler; primero, los precios están tasados en dólares, no se cumple la ley de alquileres. Segundo, la exclusión de las niñeces en los alquileres, hay un montón de anuncios que dicen no niños, que a nosotros como familias monomarentales nos deja en una situación de vulnerabilidad extrema”, manifestó.

“Mi situación como inquilina es complicada, no solamente me atraviesa a mí sino a un montón de inquilinos más. Si se deroga la ley de alquileres va a haber desalojos masivos porque hoy una familia tipo de cuatro personas, dos hijos, no llega a la canasta básica y hoy los alquileres exceden la canasta básica. En mi caso que no tengo contrato, estoy en la informalidad como muchos inquilinos, me suben el alquiler todos los meses, las condiciones en que vivo no son dignas, todo el día se corta el agua, hay pérdida de gas, malas instalaciones eléctricas, y así les pasa a un montón de inquilinos que están en la precariedad”, relató Soraire.

La referenta dijo que el movimiento nacional de inquilinos pide la declaración de la “emergencia habitacional”, “se tienen que administrar recursos para que haya obras en donde se hagan más viviendas para personas en situación vulnerable o trabajadores de la economía popular”, expresó.

En igual sentido, Crescini dijo que se requieren “más programas de viviendas que sean accesibles para todos“. “Que se afecte a terrenos fiscales y que cualquier persona pueda acceder a un terreno con mínimos requisitos, si no es muy dificil. Que sea más transparente la entrega de viviendas en IPV y el Procrear para que la gente que realmente necesita pueda acceder. Ni el Estado genera condiciones para el acceso a la vivienda y los alquileres se están vulnerando. No es una relación de consumo, lo que se pone en juego es el acceso a la vivienda de las personas”, sostuvo.

Crescini consideró que el registro de lotes implementado este año fue una iniciativa importante del gobierno nacional para contar con datos de cuántas personas tienen necesidad habitacional. Sin embargo, “sabemos que con este gobierno (de LLA) no va a haber planes de vivienda ni nada, va a ser más difícil con este nuevo gobierno que pretende que todo sea libre mercado”.